Now Playing Tracks

Revolución, calma, revolución, y otra vez calma.

Es el viento lo que me hace gritar por él, porque me lo trae en cada ráfaga, y en su constante e intrínseco paso le regala a mí alma sus huellas, ya muy comunes en ella, dejándome finalmente -además de enamorada- en una agonía repentina por la revolución que desató su vuelo a lo ordinario.

To Tumblr, Love Pixel Union